Fundación Tarbut


06/01/2017 02:54 PM

TARBUT LA MANDA A LA MARCHA DE LA VIDA

FUNDACIÓN TARBUT realizó una convocatoria entre nuestros alumnos de 5° y 6° de Bachillerato para otorgar una beca de excelencia para participar en la Marcha de la Vida 2017.

Para participar, los jóvenes debían de realizar una presentación que explicara por qué merecían ir a la Marcha de la Vida y un ensayo de algún tema relacionado con la shoá o la creación del Estado de Israel.

El jurado, conformado por miembros de Fundación Tarbut y del equipo docente de Bachillerato, seleccionó a tres finalistas quienes fueron entrevistados individualmente. Ellos fueron: Emily Buzali, Deborah Rill y Marcos Lisbona.

Felicitamos a Deborah Rill quien fue elegida como la ganadora de esta beca que le permitirá asistir y vivir la Marcha de la Vida. ¡Muchas felicidades!

A continuación les presentamos su ensayo con el tema Justos entre las Naciones.

JUSTOS ENTRE LAS NACIONES

Deborah Rill Levy

“El que salva a una vida salva al mundo entero” Talmud 400-500 D.C.

En un mundo en el que la moral parecía haber muerto, hubo una minoría que logró mantener el humanismo en pie. Los justos entre las naciones iban en contra de la corriente y del pensamiento público,  manteniendo sus creencias y sus valores, no fueron indiferentes y por más que pensemos que fue algo pequeño, cada uno de ellos hizo un cambio enorme y un gran impacto en el mundo. Estas personas lograron entender que todos somos iguales y que todos debemos de tener los mismos derechos sin importar las creencias religiosas, raza, orientación sexual o cualquier aspecto que pudiera ser diferente.

Al hablar del triángulo del Bullying podemos hacer referencia a 3 participantes: los by standers, las víctimas y los perpetradores.

Los by standers son los espectadores a quienes les toca estar en el acontecimiento en ese momento y pueden comportarse de distintas maneras como:

• Cómplice: Es el que participa con el perpetrador activamente.

• Seguidor: Tiene una participación diferente pero siempre está presente en el evento.

• Partidario: Que apoya lo que sucede.

• Neutral: Toma una postura de no meterse.

• Defensor: No le gusta lo que acontece y se opone.

• Oponente: No le gusta lo que sucede y se opone activamente cuidando a la víctima.

Al hablar de justos entre las naciones, hablamos de gente que se opuso de manera activa a lo que sucedía en la Shoah.

La mayoría de los justos empezaron como observadores pasivos y, al avanzar la guerra, se fueron dando cuenta de la masacre tan grande que estaba sucediendo frente a sus ojos. El cambio mayor lo realizaron en el momento de las deportaciones y las matanzas. Muchos antes de esto habían permanecido indiferentes en el inicio de la guerra que fue cuando les quitaban los derechos, sus pertenencias y empezaban a deshumanizarlos.

Muchas veces también eran los judíos los que trataban de encontrar ayuda buscando sobrevivir, trataban de apoyarse de sus conocidos, vecinos y compañeros de trabajo y, aunque muchas veces estos les daban la espalda e incluso hasta los llegaban a delatar, hubieron algunos que lograron encontrar a personas correctas que arriesgaban su vida y la de sus familiares con tal de salvar una vida inocente.

Israel reconoce de manera oficial como una obligación ética del Estado, dar el honor que se merecen estas personas y Yad Vashem es el encargado de otorgar los reconocimientos. Se han encontrado más de 22,000 personas, de 44 países aproximadamente, que han sido honradas hasta ahora, desde 1963. No existe mayor reconocimiento que pudiera otorgar el pueblo judío por medio de Israel a los no judíos.

En 1953 en la Kneset, éste fue de los primeros asuntos a decidir en el Estado de Israel.

Para ser un justo entre las naciones los requisitos son:

• Ser una persona no judía

• Aportar algún tipo de ayuda

• Salvar la vida de alguien o de varias personas

• Actuar de manera aitruista 

• No esperar a cambio ninguna compensación o recompensa

Existieron diversas maneras en las que los justos ofrecieron su ayuda como lo son: albergar (en su propiedad), falsificar documentos o identidad, esconder, procurar los medios necesarios, adopción, dar o dejar comida, hacer pasar a un judío por un no judío, facilitar el alcance a territorio no hostil, llevar con alguien que podría ayudarlos, dar refugio temporal o permanente y  traslado clandestino, entre otros.

Los justos entre las naciones son personas únicas y muy especiales que cumplen con muchas características ejemplares como el coraje, la oposición, el valor, la lucha contra la indiferencia, la intolerancia a la injusticia, la toma de decisiones constantes, no permanecer pasivos, remar contra la corriente, actuar en contra de lo establecido, la convicción política, religiosa e ideológica y el ver al judío como un ser humano; por esta y muchas otras cosas debemos de admirar a toda estas personas que fueron tan valientes y morales.

El reconocimiento se puede dar de distintas maneras; en vida se llama Honorario, si ya no vive se le puede dar a los familiares y si ya no hay familiares se le llama conmemorativo porque también se realiza una ceremonia.

Este reconocimiento se hace en Yad Vashem de manera oficial y es abierto al público.

El Reconocimiento consta de grabar el nombre del justo en el muro de Yad Vashem, plantar un árbol en su honor, se le otorga un diploma certificado y una medalla; así mismo a la persona justa y a sus familiares directos se les da una pensión económica de por vida, prestaciones y beneficios económicos, ayuda social, gastos médicos, se les ofrece la residencia en Israel y se les otorga, si así los desean, la ciudadanía Israelí.

Los Reconocimientos pueden darse ya sea a personas individuales, a funcionarios, a diplomáticos, policías, militares, colectivos, países, empresarios y más.

No se sabe exactamente cuántos judíos lograron sobrevivir gracias a la ayuda de justos durante el Holocausto pero se sabe que fueron miles. Por ejemplo en Francia más de 200,000 judíos fueron salvados , en Bélgica 26,000, en los Países Bajos 16,000, en Italia 35,000, en Dinamarca 7,200, en Noruega 900, en Alemania y Austria  entre 5,000 y 15,000, en Polonia alrededor de 25,000 y 45,000, en Lituania 1,000, en Hungría más de 200,000, en Grecia entre 3,000 y 5,000, en Yugoslavia 5,000, en Albania 1,800.Estos son los países con cifras más significativas, pero claro que en muchos más países también fueron millones de vidas las que se salvaron.

Debemos de valorar y honrar de manera inmensa a cada uno de los justos ya que gracias a ellos millones de vidas, de sueños, de familias pudieron sobrevivir; este tipo de personas fueron los que le dieron esperanza al mundo de que existen personas que entienden y aprecian el valor de una vida.

Todos los justos son una prueba que nos demuestra que sí era posible lograrlo, sin importar el peligro que se vivía y no sólo salvaron vidas de judíos sino que también lograron hacer que todos volvamos a tener fe en la humanidad.

La medalla que reciben toma aún más significado cuando las familias de los supervivientes, con sus hijos, nietos y bisnietos se reúnen para honrar y agradecer a los salvadores.

“Los justos entre las naciones tendrán parte en la vida eterna” Maimonides