Historia

En 1942 Europa estaba sumergida en plena guerra. Ese mismo año, en México, un grupo de visionarios crearon un colegio que respondía a la barbarie con cultura; a la pretensión de exterminio, con identidad judía; a la ignominia del odio, con el poder del conocimiento; al intento de disolución, con el rescate del hebreo, proyectando lo bíblico milenario hacia un futuro de esperanza, que uniera a los judíos de cualquier procedencia. Nacía el Colegio Hebreo Tarbut.


Tarbut nace gracias a la visión y entrega de varias personas, entre las que no podemos olvidar a Avner Aliphas (Director Fundador), Gregorio Melman, Eliezer Shapiro y Yerujam Gitlin.


El 1º de febrero de ese mismo año, se inauguran las clases en el Colegio Hebreo Tarbut, en las Calles de Amsterdam 115, para adquirir más tarde una segunda casa, en Amsterdam 79.


En 1945, Amsterdam es insuficiente para la cantidad de alumnos que esperan su entrada a nuestro Colegio. Así, en 1946 Tarbut estrena una nueva casa, a punto de ser terminada, en la calle de Lago Merú número 55. Este edificio, a nombre de Jacobo y Elka Sourasky, sería la nueva escuela para los alumnos desde kínder hasta secundaria.


Más nombres se suman a la lista de benefactores y voluntarios, gracias a los cuales Tarbut continúa su crecimiento. Los nombres de Don Elías Sourasky y del Dr. Jaime Constantiner se harían presentes a partir de este momento.


1948 es un año memorable para nuestra Institución, ya que se realiza el sueño de sus fundadores y de todos los que creen en el ideal sionista: El establecimiento del Estado de Israel. Al mismo tiempo, en Tarbut se formalizaba la contratación de shlijim, que venían ya trabajando en Tarbut desde sus inicios, y que traerían la excelencia a los estudios y nivel del hebreo, así como la presencia de Israel en nuestra vida diaria.


Durante la década de los 60’s Tarbut seguía su marcha, madurándose en esa época la idea de construir su propia Preparatoria, sueño que se hizo posible con la construcción de un nuevo edificio a espaldas del existente, en la Calle de Lago Bangueolo No. 36 B, a nombre de Ida Sourasky.


En los 70’s se inauguran las instalaciones del nuevo Gan, a la memoria de Jay Sourasky, en Tecamachalco; así como el Salón Jerusalem, que serviría para dar seguimiento al programa “Tarbut Yerushalaim”.


En los 80’s debido al crecimiento de nuestra Institución, una vez más se vio la necesidad de buscar un espacio más adecuado para nuestras instalaciones, alejando a nuestros alumnos de la contaminación, acercando la Escuela a la Comunidad y proyectándola hacia un futuro académico, cultural y social. Una vez más, la generosidad de las familias Sourasky y Constantiner se hizo presente para hacer posible la compra del terreno en la zona de Vista Hermosa y con la activa participación y aportaciones de todas las familias del Colegio, se pudo llevar acabo el sueño de construir un nuevo plantel.


Entramos al nuevo Siglo XXI como una institución educativa moderna y de vanguardia. Inauguramos el nuevo y moderno Auditorio Jaime y Joan Constantiner. Nuestra incorporación al Bachillerato Internacional (IB), pone a Tarbut al frente de los sistemas educativos actuales y, junto con el resto del país y el mundo, cobramos conciencia de nuestro entorno, nuestra sociedad y la importancia de reciclar, con lo que hoy conocemos como “Tarbut Verde” y los programas de Responsabilidad Social.


En Tarbut hemos recibido la segunda década de este siglo, abriendo nuestras puertas a la tecnología. Los salones AAT, el Salón Mac, los Salones Inteligentes, la creación de IBooks, el trabajo con IPads, materiales digitales para las distintas materias y todos los proyectos por venir, hacen de nuestro Colegio un espacio de aprendizaje actual que va de acuerdo a los modernos recursos con los cuales contamos.


Tarbut seguirá creciendo al ritmo que nos demanden los nuevos tiempos por venir. Nuestros alumnos encontrarán siempre, cobijados en nuestras paredes, con un espacio de aprendizaje que busca siempre las mejores opciones.