Proyectos Personales


REMPLAZANDO MEDICAMENTO CON PULSOS BINAURALES

Imagen

Este artículo tiene como propósito exponer un tema de mi propio interés como parte de mi proyecto personal. Hablaré acerca de las drogas auditivas y las posibilidades que existen de que estas mismas sean implementadas en el mundo de la medicina y posiblemente se conviertan en el reemplazo de medicamentos usados hoy en día.

 

Nuestro cerebro es el órgano responsable de controlar nuestro cuerpo así como las decisiones que tomamos y la manera en que percibimos ciertas cosas. Conforme hemos evolucionado, se ha vuelto más complejo y más preciso. Definitivamente creo que una vez que somos capaces de entender con mayor claridad la manera en la que éste opera, podemos tener un mayor equilibrio sobre nosotros mismos al igual  que tener un control más efectivo en cómo manejar nuestras decisiones y emociones.

 

A través de los años, nosotros como humanos nos hemos encontrado en una constante búsqueda por alcanzar la felicidad. La gran mayoría de personas  que no son felices desean hacer algo al respecto para cambiar esa realidad. Por ello, mismo se han invertido una gran cantidad de dinero en la industria farmacéutica para agilizar el desarrollo de medicamentos que pueden hacer a la gente feliz. Sin embargo, es probable que los métodos alternativos puedan resultar de manera más accesible, económica y efectiva.

 

Un método alternativo para curar la depresión y la infelicidad es la terapia a través de pulsos bianuales o popularmente conocidos como drogas auditivas.

 

Los pulsos binaurales fueron descubiertos en el año 1839 por el físico pruso Henry Wilhem Dove, pero no llegaron a tener tanto interés público hasta los años 1970´s.

 

A diferencia de otras drogas, las auditivas no tienen que ser injeridas, inyectadas o incluso inhaladas para que produzcan un cambio de conducta en el estado emocional de una persona, sino que éstas pueden presentar efectos realmente similares a las de una droga química al ser únicamente escuchadas.

 

Esto es posible ya que nuestro cerebro funciona principalmente mediante dos preceptos fundamentales: conexiones neurológicas y las ondas cerebrales. Los sonidos binaurales, son aquellos que al escucharlos producen cambios en la conducta humana. Para que esto suceda, se tiene que escuchar un sonido con mayor frecuencia en un oído que en el otro. De esta manera, el cerebro percibe una tercera onda para igualar el desnivel de frecuencias ya que no está acostumbrado a tal cosa. Esta tercera onda produce efectos como relajación, felicidad o tristeza ya que entra a una parte del cerebro llamada meso límbica que es la encargada de controlar todas las emociones.

 

La droga auditiva podría producir efectos similares a la química ya que puede relajar de la misma manera que lo hacen algunos medicamentos. Escuchar sonidos binaurales puede ser relajante o estimulante, dependiendo de la frecuencia del mismo. Las frecuencias delta (1-4 HZ) y theta (4-8hz) están asociadas con estados de relajación, meditativos, creativos y también ayudan a dormir. Las frecuencias alfa (8-12 HZ) producen estados calmados y positivos (G. Oster) por lo que pudieran servir para curar pensamientos depresivos.

 

Realmente creo que es necesario investigar más a fondo acerca de este método alternativo a través de la terapia por medio de pulsos binaurales, los cuales  pueden potencialmente llegar a reemplaza rciertos medicamentos químicos. El único problema es que aún no se han investigado y perfeccionado de manera profesional para adaptarlos en el mundo de la medicina en el presente. Sin embargo, en el momento en que se desarrolle una investigación profunda acerca de este nuevo método alternativo puede, quizás, resultar  en un tratamiento más seguro y efectivo para pacientes quienes sufren de depresión. Dado que se produce el mismo efecto al escuchar pulsos binaurales que al consumir un medicamento químico, se evita exponer al paciente a los peligrosos efectos secundarios producidos por medicamentos antidepresivos.

 

También es posible que este método pueda ser más económico y accesible para la gente; ya que las ondas pueden propagarse a través del internet a diferencia de otros medicamentos.

 

 

Alumno: Daniel Romano 4to

Bachillerato.

 

Proyecto Personal